Más sobre Obama

31/enero/2009

Publica El País un artículo de mi admirado Felipe González titulado Y en esto llegó Obama que merece ser leído. Os lo transcribo seguidamente:

El futuro es imprevisible y en algunos casos, como el español, hasta el pasado lo es. Por eso es difícil hablar del futuro de la gestión Obama, aunque, sin duda, hay que moderar unas expectativas exageradas.
Por razones obvias, mis prioridades en política exterior coinciden con las que considero que son las de mi país. En España, potencia media, éstas se sitúan en la Unión Europea, América Latina y el Mediterráneo. Y de manera natural, también es prioridad la relación con Estados Unidos.
Hay bastante consenso sobre la grave situación por la que atraviesa el mundo, inmerso en la mayor crisis financiera y económica de la que se tenga recuerdo, con amenazas a la seguridad global tan evidentes como las del Oriente Próximo y Asia Central, el terrorismo internacional o la criminalidad organizada afectando a todas las regiones del planeta. Y parece perdida la previsibilidad de la poco añorada era de la política de bloques, porque conviene recordar que a la gerontocracia soviética de antaño no se le hubiera ocurrido cortar el gas a los europeos. Eran malvados previsibles.
En este marco global, al que acompañan las amenazas de cambio climático, irrumpe Obama. “Y en esto llegó Obama”, como se decía en Cuba hace 50 años.
Estados Unidos es, y va a seguir siendo, la primera potencia del mundo, y como tal seguirá teniendo intereses y prioridades globales. Pero la dimensión y complejidad de las crisis que atravesamos hacen imposible que EE UU pueda afrontarlas en solitario. Esto marca el fin de un unilateralismo que ha agravado la situación. Así parece haberlo reconocido el nuevo presidente.
Sin embargo, a los que sienten satisfacción al comprobar que EE UU no puede seguir considerándose como un superpoder en solitario, y anuncian los albores de su decadencia, conviene advertirles que nosotros, europeos o latinoamericanos, tampoco podremos prescindir de Estados Unidos para afrontar los desafíos que tenemos por delante. La ecuación es simple: EE UU no puede solo; sin EE UU no podemos.
Al unilateralismo suele oponerse el multilateralismo, pero mejor haríamos en pensar en articulaciones regionales abiertas, como la Unión Europea o una América Latina coordinada, para que haya un sistema internacional de relaciones de poder y de cooperación más eficiente y compensado.
América Latina, aunque hay excepciones, debería definir prioridades e intereses comunes, asumiendo su variedad, en una nueva relación con Estados Unidos. Lo mismo esperaría de la Unión Europea, pero con más razón dado el grado de desarrollo de su integración económica y política.
No es difícil imaginar, si contribuimos a ello, una nueva relación entre estas dos regiones del mundo y el Estados Unidos presidido por Obama. Incluyo la posible triangulación de la relación atlántica: Estados Unidos, América Latina y la Unión Europea.
La condición de potencia global conduce a políticas de brocha gorda y los que no tenemos esa condición podemos afinar con el pincel. El trato con la potencia global es más razonable cuando los que no lo son tienen claras sus prioridades y analizan las convergencias y complementariedades, así como las contradicciones, con aquélla.
Europeos y latinoamericanos nos podemos pronunciar sobre cualquier problema, pero debemos reconocer que si se trata, por ejemplo, de Corea del Norte o de otra cuestión alejada de nuestras prioridades, la relevancia o el peso que tengamos en la solución será menor que la de China, por seguir con el ejemplo.
Tampoco hay que esperar a que sea EE UU quien decida o proponga la definición de sus intereses para reaccionar por nuestra parte. En Latinoamérica, el problema es más de ausencia de estrategia por parte de EE UU que de una estrategia equivocada. En Europa, después de los acuerdos estratégicos de 1995, poco o nada se ha implementado para contrastar nuestras prioridades como Unión con las de EE UU.
A diferencia de lo que ocurría hace 25 años, en que EE UU veía la relación de Europa con América Latina como inaceptable, ahora puede y debe tener una relación sur-atlántica mucho más sólida. También debe actualizar la nor-atlántica. Y habida cuenta de los intereses en juego, las identidades culturales y otras variables, se puede ir construyendo una relación triangular. Si se piensa en la realidad económica, en la significación para la lucha contra el cambio climático, e incluso en los intereses de seguridad frente al crimen organizado y al narcotráfico, pondríamos realmente en valor este conjunto.
Existen bases suficientes para avanzar en las relaciones entre estos conjuntos y hay que aprovecharlas, clarificando nuestras prioridades y contrastándolas con la Administración Obama. La materialización de las expectativas generadas por el relevo presidencial en EE UU no depende sólo de Obama, sino también de la disposición que otros tengan para aprovechar este cambio de significación histórica, explorando nuevas formas y actitudes para la cooperación.
Los márgenes de maniobra de Obama, y de todos nosotros, se ampliarán o estrecharán en función de lo que hagamos, no sólo de lo que haga su Administración. Por sus características, su elección es, en sí misma, un hecho histórico que a día de hoy no se habría producido en ninguno de los países democráticos que conozco. De los otros ni hablemos.
Felipe González es ex presidente del Gobierno español.

Romeu, en El País

30/enero/2009

20090130elpepivin_2


Sobre el espionaje entre líderes del PP

27/enero/2009

Llevamos semanas con encendidos debates sobre el origen y responsabilidad de la trama de espionaje entre líderes del PP que está sacudiendo la capital de España. Una guerra que se entremezclan la ambición de sustituir al futuro exlider del PP Mariano Rajoy, el dominio de la joya económica de la comunidad llamada Caja Madrid, el odio visceral que se procesan los herederos Gallardón y Aguirre, y la competencia feroz entre el País y el Mundo….

De toda la variada información que se nos ofrece estos días destaco el artículo publicado por Antonio Casado, periodista con una clara tendencia hacia la derecha muy crítico con los socialistas y especialmente con Zapatero y habitual del diario digital El Confidencial, que en su columna de opinión AL GRANO, ha publicado un artículo titulado Los botes de humo y la
caza del mensajero en el ‘Watergate’ de Madrid 
, que os transcribo a continuación:

“Si Esperanza Aguirre y su gente prefieren decretar la muerte del mensajero, allá ellos. Más dura será la caída”. Empiezo por el final del artículo de ayer, cuando ya sabemos que el Watergate de Madrid presenta indicios de delito. No lo dice un periodista o un periódico adverso a la causa política de Esperanza Aguirre. Eso ya lo dice un juez. “Los hechos presentan caracteres que hacen presumir la existencia de una infracción penal”, según el titular del Juzgado número 47 de Madrid, don José Sierra. Como mensajero no puede estar más cualificado.

De mensajes y mensajeros va la cosa. La memoria nos instruye sobre la tentación de matar al mensajero que asalta a los gobernantes pillados en falta. Y sobre los regates que se hacen a sí mismos, como los malos futbolistas, aquellos políticos y periodistas afines a la causa perjudicada por el mensaje. Ocurrió al final del primer reinado socialista, cuando la Prensa más próxima al PP le servía un sapo cada mañana a Felipe González.

Y ha vuelto ocurrir. Pero ahora con los papeles cambiados y una escandalosa asimetría en el tratamiento de conductas perversas. Nos ocupa la referida al caso del espionaje a dirigentes del propio partido en el entorno de la Comunidad y el PP de Madrid gobernados por Esperanza Aguirre. La ira contra el mensajero y los botes de humo, de uso habitual en el Gobierno socialista de la Legislatura 1993-1996, son mimetizados ahora por quienes ven tambalearse sus planes. Sus planes consisten en poner a Esperanza Aguirre donde está Rajoy como antaño lograron poner a Aznar donde estaba González.

 

Lo último ha sido acusar a Rajoy de utilizar al ex tesorero del PP, Alvaro Lapuerta, para darle cuartos al pregonero. Mentira podrida. Me consta que el líder del PP se enteró el sábado por la noche, a través de su jefa de prensa, de que Lapuerta había hecho las consabidas declaraciones, publicadas por El País en su edición del domingo. Pero contra Rajoy vale todo en estas circunstancias. También vale acusarle de no prestar respaldo suficiente a la presidenta madrileña. O de haber respaldado en exceso a Gallardón cuando el alcalde -dicen- avaló “sin pruebas” las acusaciones de El País contra la presidenta. Otra falsedad. Gallardón se ha pegado a la doctrina de que si hay espiados hay espías. Quiere averiguar quienes son los segundos cuando ya se sabe quienes son los primeros. Pero en ningún momento ha sugerido ningún nombre concreto de espías o de jefe de los espías. Ni el de Aguirre ni otros.

 

Son, en fin, los que tienen la desfachatez de querer meter en el charco al ministro Rubalcaba, por un lado, y a los antecesores de Esperanza Aguirre en la CAM, Leguina y Gallardón, por otro. Ayer mismo el diario El Mundo, el que con mayor entusiasmo parece haber asumido la defensa mediática de Aguirre, lanzaba por boca de un sindicalista policial la especie envenenada de que el alcalde de Madrid también ha creado una unidad parapolicial como la de Granados, sugiriendo a renglón seguido la posibilidad de que los famosos “partes” también podían haber surgido de esta unidad.

 

Lo dicho. Botes de humo y caza del mensajero. No faltan los genios que lo endosan todo a un montaje de Moncloa para desviar la atención del grave problema del paro que aqueja al país. O a una malversación informativa de El País. Y se quedan tan panchos. Como mucho, llegan a reconocer la existencia de los “partes” de seguimiento pero sin darle mayor importancia de la que puedan tener unas inocuas referencias a la hora de entrada al trabajo o el restaurante elegido. Insisto: más dura será la caída.


Obama: Cambio de Era

26/enero/2009

Sigo atentamente las diferentes opiniones sobre el presidente Barack Obama, su pensamiento, su caracter y su forma de trabajar.

Precisamente ha sido en el blog de Enrique Meneses en el que he leído el post  Obama: Cambio de Era realmente interesante sobre la aplicación de la web 2.0 en el cambio de políticas.

Leedlo, vale la pena.


Carta abierta al Presidente de los Estados Unidos de América

21/enero/2009

A la atención del Presidente de los Estados Unidos de America, Excmo. Sr. D. Barack Obama

Sr. Presidente, he seguido atentamente, como otras muchas personas, las elecciones que le han llevado a ostentar la más alta representación de los Estados Unidos de América. Ha sido un triunfo de la democracia y hemos de felicitar al pueblo americano por su elección.

Cientos, miles, cientos de miles esperamos que sea capaz de reconducir los muchos frentes que tiene abiertos su país y que su liderazgo permita a su vez reconducir los problemas que tenemos el resto de países.

Entiendo que su prioridad sea dar solución a los problemas que acucian a sus conciudadanos y creo legítimo que sus primeras medidas se dirijan al consumo interior. Pero creo en justicia que desde su atalaya debiera dedicar un momento a reflexionar sobre el porqué de la situación mundial actual y en que forma hay que actuar para mejorar la vida de muchos.

Sr. Obama, preside usted un imperio que reniega de ese título pero se comporta como tal. Los Estados Unidos de América representan lo mejor y peor de la sociedad moderna actual y, lamentablemente, hace tiempo que dejaron de transmitir los altos valores que Los Padres de la Patria, su Patria, pusieron en el compromiso fundacional.

Cuando hace tan solo unos meses se pidió a los estados que aportasen dinero a un fondo destinado a combatir el hambre en el mundo el capital recogido supuso una décima parta de lo que su país ha destinado a salvar las quiebras inmobiliarias y bancarias. Curiosamente, el liberalismo de que hicieron gala desde los tiempos de Reagan se convirtió en la mayor de las intervenciones.

Es evidente que algo no funciona bien y hay de buscarle soluciones.

Por favor acuérdese de los mas desfavorecidos, de los desheredados, de los pobres, de las mujeres y los niños. Acuerdese de ellos, son legión, actue pensando en como solucionar los problemas mundiales sin miedo, con valentía, lidere a los estados hacia un mundo mejor.

Rompa las estructuras y los corsés, reúnase con sus enemigos, llegue a acuerdos con el Eje del Mal, invite a café a Osama Bin Laden, visite a Fidel Castro en su lecho de muerte, vaya a cazar con Putin e incluso, juegue al paddel con Aznar, pero siempre busque en bien en general, para todos sin excepción y todos nos beneficiaremos.

Quiero desearle suerte, porque le hará falta, per tambien quiero darle ánimos, porque quiero transmitirle que usted representa una nueva generación de hacer política, forma parte de los nuevos líderes mundiales que tienen nuevas visiones, nuevas ideas y ganas de llevarlas a la práctica.

Y no está solo. Yo me sumo a los cientos, miles, cientos de miles que creemos en usted.

Sí, señor Presidente, yes we can.


Tenemos un plan…

18/enero/2009

Los problemas por los que atraviesa la economía mundial y especialmente la española, debida en parte al ajuste del sector inmobiliario derivado del pinchazo de la burbuja alimentada desde las políticas neoliberales, obligan a la toma de decisiones y el gobierno actua.

¡¡Y cómo actua!!

El Plan E pretende estimular la economía y el empleo ante la situación actual mediante un conjunto de medidas concretas a problemas concretos pero que está abierto a otras medidas que puedan servir para estimular la economía.

¿En que consiste el plan?

En justicia creo que quién mejor que el Presidente para explicaros en que consiste. Os dejo con ZP.

http://www.plane.gob.es/


Entrevista a Pepe Zaragoza

17/enero/2009

Hoy La Vanguardia nos presenta una interesante entrevista al Secretario de Organización del PSC, Pepe Zaragoza.

De todo lo que expone, lo que más destaca es su claro posicionamiento a favor de las tesis del profesor de Historia Contemporánea de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Joan Baptista Culla respecto al conflicto que mantienen Israel y Palestina en Gaza.

Precisamente estuve leyendo un articulo de este profesor en El Periódico titulado Provocación inevitable y del que voy a destacar un párrafo:

Lo primero que conviene recordar es que Hamás no combate por liberar los territorios palestinos ocupados en 1967; su objetivo programático irrenunciable –irrenunciable, porque emana de un mandato divino– es destruir el Estado de Israel para levantar, sobre todo el espacio comprendido entre el Mediterráneo y el Jordán, un Estado árabe e islámico, una teocracia de tipo iraní. Su lucha contra los sionistas, pues, es una lucha a muerte, que no admite compromisos ni transacciones. Todo lo más, y solo si tácticamente conviene a la causa, una tregua temporal o hudna.

A %d blogueros les gusta esto: