La buena suerte

El Tribunal Constitucional, por quinta vez, ha fracasado en su intento de dictar sentencia sobre el recurso presentado por el PP contra el Estatut de Catalunya.

El President de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, ha exigido al Presidente Zapatero y al líder de la oposición Rajoy, un acuerdo para renovar dicho tribunal, aduciendo que debía evitarse que Catalunya y España, dijo, tengan que soportar una nueva fase de desgaste y descrédito del alto tribunal.

Artur Más, lider de la oposición en Catalunya y, hasta el momento, candidato mejor posicionado en la carrera a la Presidencia de la Generalitat, con la boca pequeña pide que no toquen el texto, aunque desea lo contrario… Le está fallando la estrategia final, la puntilla al tripartito.

Alicia Sanchez Camacho, la lideresa impuesta por Madrid, surge de las catacumbas para pedir una sentencia inmediata. Como el del chiste: Señor, dame paciencia… pero ya!!!!

Y es que no había nada más apetitoso, más esperado por el tandem CiU-PP, presunta futura coalición de gobierno de derechas en Catalunya, que una sentencia del alto tribunal antes de las autonómicas…

Es evidente que el Constitucional enmarcará el Estatut en la Constitución Española, y pudiera delimitar compentencias e incluso anulando párrafos o articulado que entre en incompatibilitat con la Norma Básica.

¿Y qué?

Lo ha hecho otras veces, con otras normas de igual rango que el Estatut -Ley Orgánica- y no ha pasado nada. Al contrario: es un síntoma de madurez democrática.

Como ya expuse en mi post de fecha 29 de agosto del pasado año, Estatut de Catalunya, Tribunal Constitucional y Constitución Española, ni los cambios del Tribunal han de suponer una devaluación del texto, ni quedará satisfecho  ningún políticoEl texto resultante será la mejor muestra del trabajo bien hecho, con una descripción clara y concreta de las competencias y con el establecimiento de un sistema de financiación acorde con los nuevos tiempos.

¿Entonces que es lo que pasa?

La ansiedad de algunos partidos por tocar poder -léase CiU- convertía la sentencia del Estatut en su tabla de salvación para hundir la coalición progresista del gobierno para instalarse ellos de la mano del PP que, casualidades de la vida, ha sido el promotor del recurso.

Y ahora las cuentas no salen.

Yo siempre digo que Montilla tiene muy buena suerte, como Zapatero y si no, tiempo al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: