Las elecciones municipales del 2011 en El Masnou (y 12)

Supongamos dos escenarios diferentes: el primero, complicado, en que las nuevas candidaturas (GIM y SI) obtienen representación y un segundo -más que probable- que el próximo consistorio este formado por los cinco partidos de  siempre.

En el primer escenario, la fragmentación dificultará, y mucho, la creación de mayorías estables si atendemos a la premisa defendida por mí que los grandes partidos dificilmente podran superar la barrera de los 8 concejales. Y posiblemente, en aplicación de la Ley d’Hont, pudiera darse alguna sorpresa perversa ya que pudiera darse la circunstancia que, aunque los votos de esas formaciones socavasen a partidos como PP, ERC e incluso ICV, esos votos no fuesen significativos para reducir el número de concejales de dichas formaciones y en cambio si que restasen el último concejal de la formación más votada.

En el segundo escenario, en cambio, en caso de no obtener el 5% de los votos emitidos que he estimado -generosamente- en 511 votos, el planteamiento sería diferente ya que la pérdida de votos de las fuerzas a las que los nuevos partidos sometiesen irían a beneficiar de forma directa al resto de partidos.

Nota: la abstención provoca un efecto perverso: reduce el número de votos necesarios para poder superar la barrera del 5% facilitando la entrada de formaciones marginales, acostumbra a penalizar más a los partidos grandes que a los pequeños y a los de izquierda antes que a los de derechas…

Un apunte: el voto en blanco se contabiliza como voto válido, mientras que el voto nulo no es contabilizado a los efectos de voto realizado y tiene el mismo peso que la abstención pese a que se registra en acta.

Los votos de GIM y SI

Es importante entonces conocer los orígenes de los votos de esta formaciomes para determinar a que fuerzas desgastarán y para ello nada mejor que analizar el espectro de los votos de esas fuerzas y la coincidencias con el resto.

De esta forma vemos claramente como el SI, mantiene una gran dispersión en el eje ideológico lo que hará dificil restar votos en este sentido a otras fuerzas mientras que mantiene una gran concentración en el eje nacionalista solapándose claramente con CiU, ERC e ICV, por lo que es más que probable que la gran mayoría de votos que obtenga esta formación desgasten a las anteriormente reseñadas.

El GIM, por contra, es un partido que pese a que mantiene una composición muy eclectica en la lista el mensaje que lanza así como las políticas que proponen estan claramente identificadas en un sector ideológico posicionado hacia la derecha en una solapación perfecta con el PP y no por casualidad: su líder actual había sido el anterior candidato de esta formación y lanza las mismas soflamas populistas -o peores- en el mismo entorno de votos que el PP.

Curiosamente, ambas formaciones se disputaran una parte importante del voto perdido ya por el PSC vinculado a temas de ámbito anti-catalanista, voto que en el caso que nos ocupa no será grande por la diferenciación clara entre política local y política estatal.

Y es que tambien son claramente coincidentes el GIM y el PP en el eje nacionalista solapándose ámbas formaciones un poco con el PSC.

¿Y el resto de formaciones?

Es evidente que existen otros motivos de trapaso de votos entre el resto de formaciones, derivadas por un lado de las políticas recientes de la generalitat cómo de la gestión propia del mandato.

En este sentido cabe destacar como elementos importantes de traspaso de votos el posicionamiento de los partidos sobre la Ronda, Vallmora o la acción de éste gobierno con cierto significado como el edificio de Roger de Flor o el Mercat Vell.

Tampoco hemos de olvidar el movimiento 15M que propugna una manera diferente de hacer política y que podría incrementar el abstencionismo en un determinado sector de la población, especialmente personas jóvenes de izquierdas y con un acentuado sentimiento catalanista e incluso independentista.

Los acuerdos postelectorales

Hay que aclarar que el escenario futuro requiere de mayorías estables que permitan, con calma, afrontar los problemas que surjan por el camino, descartando ya de antemano cualquier gobierno que carezca de esa mayoría suficiente como el que ha gobernado con mucho sacrificio y dificultades el presente mandato.

Me cuesta pronosticar los acuerdos que puedan forjarse a partir del 22 y que llevaran a conformar el consistorio a partir del 11 de Junio pero evidentemente existen una serie de posibilidades clarísimas, dependiento claro, de quién sea la fuerza más votada.

En caso de ser CiU, no tendrá la opción de reeditar el pacto con el PP ya que juntas ámbas fuerzas no sumarán y la radicalización del mensaje del PP impide cualquier otra suma excepción hecha si el GIM optiene representación, pese que posiblemente tampoco obtengan una mayoría.

En cambio es mucho más probable un pacto a tres de CiU con ERC e ICV, en un gobierno de claro corte nacionalista como ya se vió el mandato pasado en Sant Pol de Mar. La evidencia de esta posibilidad radica, por un lado, en las conversaciones para llegar a un acuerdo que los máximos representantes de CiU y ERC llevan manteniendo desde hace semanas y que esta última e ICV estan claramente contra la Ronda mientras que CiU mantiene un calculado silencio al respecto.

Y es que no hemos de olvidar que si bien, excepto el PSC, el resto de fuerzas estan contra la ronda o no se han definido y que, además, ICV ha manifestado pública y reiteradamente su negativa a pactar con fuerzas que esten a favor de esa vía, cerrando cualquier posibilidad de reeditar cualquier pacto de progreso similar al de los últimos ocho años.

En cambio, el futuro es más incierto en caso de ser el PSC la fuerza más votada. Las posibilidades de pacto son escasas y únicamente un resultado espléndido le permitirá formar un gobierno estable.

Y es que pese a que CiU ha manifestado reitaradamente en campaña que apoyará al alcalde de la fuerza más votada, las posibilidades reales de formar un acuerdo nacionalista con alcalde convergente pueden hacer cambiar de opinión a CiU.

En todo caso, de cumplir con esa propuesta sin exigir contraprestación alguna, la fuerza más votada tendría la tranquilidad de poder establecer los pactos sin la presión de la negociación de la alcaldía, cosa que claramente favorece a la fuerza mayoritaria respecto de los futuribles socios.

Alea jacta est!

Efectivamente, la suerte está ya echada y mañana domingo la ciudadanía del Masnou decidirá libremente que persona ostentará la Alcaldía y, com hemos dicho, únicamente existen dos candidaturas posibles: la primera mujer con posibilidades reales de ser elegida Alcaldesa, Marta Neira Reina o el convergente Parés.

En vuestros votos está la clave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: