Leído en Público: “¿Qué pasó en las elecciones catalanas?” por Vicenç Navarro

30/noviembre/2012

¿Qué pasó en las elecciones catalanas?

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas Universidad Pompeu Fabra

Un comentarista bien conocido en los medios de mayor difusión de las cadenas públicas de la Generalitat y del diario ARA, el independentista Toni Soler, alentaba a las personas de izquierda en Catalunya a que votaran partidos a favor de la independencia de Catalunya, argumentando que ésta y sus instituciones representativas (incluida la oferta electoral) estaban más a la izquierda que el resto de España. Concluía con ello que, si Catalunya fuera independiente, podría realizar su potencial reformador, ofreciendo mayor capacidad de influencia a las izquierdas catalanas que sí continuaban siendo parte de España.

Tal observación, sin embargo, no se corresponde a la realidad mostrada por los datos. El arco ideológico parlamentario –es decir, la diversidad ideológica dentro de espectro político representado en el Parlament— es más limitado que el existente en las Cortes Españolas. Y las izquierdas están menos representadas hasta ahora en el Parlament que en las Cortes Españolas.

Y definamos primero qué quiere decir ser de derechas y qué quiere decir ser de izquierdas. Y para ello tenemos que ver los instrumentos tradicionales que las distintas clases sociales en la mayoría de países de la Europa Occidental han tenido a su alcance para defender sus intereses. Las derechas en Europa son partidos conservadores, partidos cristianodemócratas o partidos liberales fundados por losestablishments financieros y empresariales y/o por la Iglesia para defender sus intereses intentando movilizar las clases populares a su favor, mediante ideologías nacionalistas conservadoras y/o la ideología cristiana.

Y Catalunya no es una excepción. Divididas entre el PP (de ideología españolista) y CiU (de ideología catalanista), las derechas han llevado a cabo, en las áreas económicas y sociales, políticas basadas en priorizar los intereses económicos de aquellos establishments económicos y financieros. En realidad, los equipos económicos del gobierno CiU hoy están incluso más comprometidos en sus políticas de reformas laborales regresivas y recortes sociales que el PP. La ocupación de la Consejería de Sanidad por el que fue jefe de la patronal hospitalaria privada, es un claro indicador de ello. No es sorpresa, pues, que esta formación política gobernante esté claramente entrelazada con intereses financieros y empresariales que financian tal partido gobernante. Los supuestos casos de corrupción que se están investigando son claro indicador de ello.

Los intereses de clase que ambos partidos, PP y CiU, representan quedan ocultados por la temática nacionalista que ambos utilizan y por la línea Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

EL DÍA DESPUÉS… @Yastamos

28/noviembre/2012

Bueno, se acabó ya el pensar en las elecciones. Se acabó de tener esperanzas o falsas esperanzas sobre qué partido o que político iba a salir triunfante del plebiscito. El pueblo de Cataluña ha hablado. Correrán chorros de tinta analizando con más o menos acierto el resultado. Cada cual querrá arrimar el ascua a su sardina y ofrecerá su versión de los hechos, cual un asesinato se tratase. Ofrecerán datos y encuestas realizadas (unas con mayor precisión que otras, todo hay que decirlo), nos inundaran con ellos y entre ellos nos hundiremos hasta contagiarnos de las “buenas nuevas” provenientes de un lado y otro.

Cuarenta y ocho horas han bastado para devolvernos a la cruda realidad del día a día. A la que nos tienen acostumbrados, vamos. Hoy salta de nuevo a la palestra un nuevo caso de corrupción.

“El secretario de organización del PSC, imputado en la presunta trama de Sabadell junto a el alcalde del Ayuntamiento de Sabadell, Manuel Bustos, y la alcaldesa de Montcada i Reixac”

¡PIM,PAM,PUM…fuego!.  Se acaba de abrir de nuevo la caja de Pandora. Eso sí, para que no afectase a las elecciones han dejado pasar las elecciones autonómicas ya que el caso se conocía desde mucho antes.

Todo esto empaña y mucho lo de la “Catalunya Federal” y demás proclamas. También es cierto que pocos partidos políticos se salvan de la quema. Y los que se salvan probablemente no hayan tenido la posibilidad de estar en estas esferas donde lo público se confunde con lo privado.
Pero aparte de estas “nimiedades” el resultado electoral se resume en “mal de muchos consuelo de tontos”, “no me pises que llevo chanclas” y “cuando te vi venir me dije…a por la burra viene”.

De entrada pensaba que en política se ganaba o se perdía, pero se ve que esto no es así. Se puede ganar mucho, ganar lo normal o ganar poco. Se puede perder mucho, perder lo normal o perder poco. Los que hemos estudiado alguna rama de ingeniería lo conocemos como señales digitales (donde toman valor “todo” o “nada”, en informática “1″ o “0″, etc.) y señales analógicas (donde pueden tomar un valor infinito dentro de unos rangos máximo y mínimo). Cuando menos curioso.

Si nos atenemos a los “resultados digitales” o dicho de otra manera los que ganan y los que pierden la respuesta es clara. CiU, PSC y SI han perdido. SI ha desaparecido del mapa político y no tiene representación. ¿Y los líderes de los otros dos partidos que “estado de señal” han adoptado?… La analógica por supuesto, y no hay segundas intenciones.

Duran i Lleida:

“A pesar de no tener el resultado que deseábamos, la mayoría excepcional que pedíamos, hemos tenido un apoyo muy amplio que significan un bloque de electores muy homogéneo y compacto. ¡1.112.000 votos son muchos votos!”.

“No será fácil, nada fácil. Nosotros haremos lo que tengamos que hacer, pero con 50 diputados –lo reitero– no se gobierna un país con un Parlamento de 135. Y menos si hay que gobernar en medio de la crisis y con medidas de austeridad que, como mínimo, en el 2013 y el 2014, se deberán continuar tomando. ¡Esperamos que haya otros que asuman sus responsabilidades!”.

O lo que es lo mismo “no me pises que llevo chanclas”

Artur Más:

“Lejos de caer en el desanimo, el dirigente nacionalista ha destacado el “millón largo de votantes” que han optado por CiU, ya que han conseguido “dos veces y media” más de votos que el segundo partido más votado –ERC– y eso “es una diferencia muy grande”.

O lo que es lo mismo “cuando te vi venir me dije…a por la burra viene”.

Pere Navarro:

“Pere Navarro, ha admitido que el resultado de las elecciones catalanas, el peor del socialismo catalán en su historia, no es el que deseaba el partido, pero ha recordado que 20 diputados, ha perdido ocho, y segunda fuerza en votos es “mucho mejor” que lo que señalaban las encuestas.”

O lo que es lo mismo “mal de muchos consuelo de tontos”.

Yo pensaba que lo “políticamente correcto” era como mínimo poner el cargo a disposición del partido. Ninguno de los tres dirigentes lo han hecho. Cuando menos curioso. Lo mismo en este tema de dimisiones las señales ni son digitales ni son analógicas…simplemente no son señales.

Carlos Valero (The glass man)

PostData: Y yo añado “entre todos lo mataron y el solito se murió”


Ingovernable…

27/noviembre/2012

Ho vaig avançat al meu post sobre el míting central del PSC: Si guanya Mas però no aconsegueix millorar els resultats de fa dos anys, haurà fet el ridícul. I així ha estat.

No fa ni un mes que alguns veien en Mas a la figura imprescindible per a la transició nacional, al nou Macià, al nou Companys… al valent que havia de conduir Catalunya cap a l’Estat propi…

Artur Mas és ara, una figura amortitzada. Ha perdut credibilitat i aquells que fins no fa gaire li van lliurar tot el seu suport –élites empresarials, premsa…- ara li comencen a donar l’esquena.

El resultat de CiU ha estat un desastre. I el del PSC també, però com ens havíem de convertir en residuals, com havíem de quedar per darrera del PP i ICV (ho recordeu això?), com havíem d’obtenir 15 diputats, obtenir-ne 20 ha estat un cop menys dur

Però el que li ha passat a CiU no te nom. Volien formar part dels llibres d’història i ho han aconseguit: “Com no plantejar un avançament electoral”.

Si volien avançar cap a un estat propi, amb els 62 diputats de CiU, més el 10 d’ERC i els d’ICV i els 4 del SI, disposaven d’una majoria ample per plantejar un órdago al govern… però no van voler. Van seguir pactat amb el PP i van avançar les eleccions. Llufa.

Ara, la governabilitat de Catalunya està seriosament compromesa. I els suports de Mas, també. Un acord de govern amb una ERC forta suposarà una devaluació de CiU per que, no oblidem, tot i que tenen en comú la recerca de la independència, en la resta estan a les antípodes. Be i fins i tot dubto que pensin igual en el camí a recórrer ja que CiU es conformaria amb menys…

I el preu a pagar per pactar amb algun partit d’esquerres serà car: reversió de les polítiques de retallades. Per ací veig poc futur.

Però CiU no està sola. Recordem que continua governant amb el PP a la Diputació de Barcelona, a Badalona, i en tant i tants altres llocs. Aquesta serà la solució però aquesta requerirà un redreçament de les relacions amb Espanya –Duran comença a treballar- i un sacrifici: la dimissió de Mas.

En tot cas, els preus a pagar son molt elevats i cal saber si es podrà proclamar a Mas com a President. Si no hi ha acord entre cap partit, en pocs mesos hi tornaran a haver eleccions.


Jornada de reflexió

24/noviembre/2012

Cal reflexionar!!!!

La campanya electoral per a les autonòmiques 2012, aquelles que van ser avançades de forma estratègica pel govern de la Generalitat amb l’objectiu d’aconseguir una majoria absoluta, arriben al seu fi.

Una campanya, bruta, plena de demagògia i populisme i on del que menys s’ha parlat és de com millorar la vida als ciutadans.

Escoltava avui la Silvia Cóppulo a Catalunya Ràdio i criticava l’informe sobre les suposades comptes de Mas a Suïssa dient que havia fet que no es parles d’allò que la gent realment volia sentir…. exactament igual que el que ha fet CiU amb el referèndum i la independència…

Els temes de campanya no han estat ni els desnonaments, ni la corrupció, ni els bancs, ni la pèrdua de poder adquisitiu, ni les retallades indiscriminades…

La campanya s’ha acabat!!!! Diumenge parlaran les urnes…

I jo votaré al Pere Navarro i l’Alícia Romero. Votaré socialisme. Votaré federalisme!!!!


Míting Central del PSC: 10.000 ànimes i una sola veu: Espanya Federal!!!

23/noviembre/2012

Pere Navarro

Ahir va tenir lloc a l’Hospitalet, a la gran estructura de la Fira Gran Via 2, el míting final de campanya del PSC on Pere Navarro, amb altres membres de la candidatura socialista, va ser acompanyat de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Va costar engegar la maquinària però ha arribat a la recta final més engreixada del que podria semblar… Les persones assistents els constava engrescar-se, a diferència d’altres ocasions, però la JSC no va parar d’animar i encendre l’ambient fins que va aconseguir crits unànimes dels presents; del ja conegut “Visca, visca, visca, Catalunya socialista!!!” al més recent “Espanya Federal!!!”.

Alea jacta est, diumenge sabrem què passa.

En tot cas, un avenç: Si guanya Mas però no aconsegueix millorar els resultats de fa dos anys, haurà fet el ridícul. Si el PSC baixa de diputats i, per tant, obté el resultat pitjor de la seva història, caldrà replantejar moltes coses, en tot cas, si el resultat és millor del que diuen les enquestes, Pere Navarro pot quedar quasi indemne i liderar el nou projecte fins un Congres de refundació.

I la resta de partits… ERC pujarà, PP pujarà o en mantindrà, que no és poc, ICV pujarà si les CUP la deixen, C’s incrementarà en vots a costa del PSC i PP… Hi haurà majoria sobiranista al Parlament. Hi haurà majoria de dretes al Parlament.

Artur Mas quedarà presoner de les seves paraules. I ull, no s’ho perdin. M’aposto un pèsol a que tornaran a haver eleccions al Parlament d’ací a dos anys… i l’argument serà que no te majoria per a fer la consulta, que el PP no el deixa i que altres partits com ERC el condicionen…

El PSC s’ha de començar a preparar, ja, amb unes primàries a la francesa…

Per cert, us deixo amb un vincle al vídeo de la revista Cafè amb llet sobre el govern d’Artur Mas que m’ha passat un amic i lector, que encara que també ens dona estopa paga la pena sentir…

I unes fotos de l’acte d’ahir al vespre….


“La autodeterminación y los derechos” por Juan José Solozábal, catedrático de Derecho Constitucional

21/noviembre/2012

Las objeciones ideológicas que Jordi Solé Tura hacía a la autodeterminación parecen compartibles. Pensaba el profesor catalán, desde un punto de vista político, que tal reclamación, como vía para conseguir la independencia, de algunos territorios de España, era, en primer lugar, innecesaria, una vez que el Estado autonómico aseguraba a las nacionalidades y regiones suficiente cobertura política, al dotarles de las oportunidades institucionales y competenciales del autogobierno. Creía además que dicha pretensión constituía un expediente incongruente y desleal, pues la demanda de autodeterminación debilitaba la legitimidad de la organización territorial española, que había optado por la autonomía: si se apoyaba como pensaba que debía hacerse esta forma política, no resultaba lógico, ni leal, reducir las bases de su asentamiento. Por último, Jordi Solé creía que resultaba insolidario sustituir una juntura de la intensidad del sistema autonómico, próximo al federalismo, por una solución del problema territorial español, desmembradora y centrífuga.

Estos argumentos son de considerable importancia en relación con el debate autodeterminista, pero quizá no consideran la fuerza de convicción mayor de la autodeterminación que consiste en presentarse como un derecho, esto es, como una pretensión que podría aducir títulos planteables no desde el plano político, y como tales defendibles pero expuestos a la cuestionabilidad de toda opinión, sino desde el punto de vista jurídico y aun ético, y por ello dotados de una superioridad indiscutible, la que corresponde a quien utiliza en su favor el lenguaje de los derechos. Ahora bien, comenzando por el plano jurídico positivo, ¿la autodeterminación es un derecho en nuestro ordenamiento jurídico? Quiero decir, ¿se trata de una pretensión reconocida en el sistema constitucional español, que pueda ser ejercida, y cuya reclamación esté amparada, como puedan serlo la libertad de expresión o, como derechos más próximos, en cuanto ejemplos de participación, el sufragio o la iniciativa legislativa popular?

Concebida la autodeterminación correctamente, como la decisión en un solo acto de una comunidad territorial manifestando su voluntad de separarse o mantener su integración en el Estado, con su actual posición u otra diferente, obvio es decirlo, nuestro ordenamiento no la reconoce como derecho. Hay derechos políticos colectivos como la autonomía o los derechos de los territorios forales. Pero el derecho de autodeterminación no figura entre los enunciados en la Constitución. Lo malo, con todo, no es que en nuestro sistema constitucional no se reconozca la autodeterminación, sino que es lógico que así suceda, pues tal pretensión es contraria a las bases del edificio constitucional, o sea, la unidad de la nación y la atribución de la soberanía al pueblo español. Obviamente la decisión sobre la autodeterminación denota soberanía que por imperativo constitucional corresponde exclusivamente al pueblo español, comprendido homogéneamente, y no a ninguna fracción territorial del mismo. Por supuesto el que no exista el derecho de autodeterminación, ni sea lógico que ello suceda, no quiere decir que no sea lícita su solicitud, se lleve a cabo su demanda ocasionalmente o se integre en el ideario de un partido político, y que, mediando la correspondiente reforma constitucional, no pudiese referirse a la propia Carta Fundamental. Tal derecho efectivamente existía en las constituciones de la órbita soviética y, hoy, figura también, según Francesc de Carreras, en la Constitución etíope.

Como la reforma constitucional necesaria para admitir el derecho de autodeterminación es trabajosa e incierta, pues han de recorrerse los caminos escarpados del artículo 168 de la Norma Fundamental, algunos han propuesto someter a consulta la conveniencia de cambiar la Constitución para permitir la autodeterminación, utilizando el referéndum consultivo previsto en el artículo 92 de la Constitución, quitando de paso argumentos a quienes acusan de falta de cintura democrática a los contrarios a la autodeterminación. Sin embargo, tal sugerencia, sin duda bien urdida, no acaba de convencer. La verdad es que el referéndum de la Norma Fundamental a que se acaba de hacer referencia, en mi opinión, no contempla la intervención del cuerpo electoral de una comunidad autónoma, sino la de todos los ciudadanos, de modo que tal expediente no serviría para consultar la opinión de los ciudadanos de solo una parte del territorio nacional. Además, el referéndum para la verificación del apoyo secesionista en un territorio en realidad incurriría en fraude constitucional. Sería convocado como consultivo, pero resultaría realmente vinculante, de modo que no abriría el paso a la reforma constitucional, sino a la independencia. No sería una consulta para la soberanía, sino un referéndum de soberanía, radicalmente prohibido en nuestro ordenamiento, mientras no se reforme la Constitución. En realidad en ningún caso hay referendos consultivos de autodeterminación (no lo fueron los de Quebec ni lo será el de Escocia), entre otras cosas por la simple razón de que en el hecho de la consulta se contiene una definición del soberano, que es constituido cuando se le hace objeto de una pregunta, como digo, de soberanía.

En segundo lugar, la imposibilidad de recurrir a la consulta del artículo 92 CE no quiere decir que los partidarios de la autodeterminación queden privados de las oportunidades democráticas para obtener el reconocimiento de este derecho, que está a su alcance tras la correspondiente reforma de la Constitución, que podría iniciar de manera incontestable el Parlamento de una comunidad autónoma (artículos 87.2 y 166 de la Constitución), solicitándola del Gobierno central a través del correspondiente proyecto o mediante una proposición de reforma a presentar a la Mesa del Congreso, dando voz así, si fuera el caso, a una demanda en ese sentido clara, mantenida en el tiempo y ampliamente compartida en su territorio.

Pero si la autodeterminación no es un derecho jurídico, disponible en nuestro ordenamiento, ni importable desde el derecho internacional que no puede, en una modificación inconstitucional de nuestra Norma Fundamental, imponernos derechos contrarios a nuestra Constitución, como sería la autodeterminación, tampoco es un derecho moral, esto es, una pretensión exigible desde consideraciones de la lógica o de la ética. Desde el punto de vista de la lógica no hay por qué asumir un principio político que supondría el desorden en las relaciones internacionales, si las 3.000 o 4.000 nacionalidades existentes en el universo realizasen su derecho al Estado propio, contando además con la imposibilidad fáctica de ese realineamiento territorial, pues actualmente solo el 4% de la población mundial se encuentra en Estados que se correspondan a un solo grupo étnico. Desde el punto de vista de la ética los títulos de la autodeterminación son equívocos, pues si bien parece asumir la idea liberal de la autonomía, trasladándola del individuo a un sujeto colectivo, en realidad está contaminada por referencias míticas y decisionistas. Por ello, los componentes ultraidentitarios y decisionista-plebiscitarios de la autodeterminación se oponen a las bases racionales y algo escépticas de las democracias constitucionales de nuestro tiempo.

La autodeterminación en este plano ético no debería ser considerada, entonces, el derecho primero o básico de una comunidad. Vendría a ser la correspondencia a la legítima defensa en el plano individual, utilizable en situaciones límite, cuando, fuera de los supuestos coloniales, se trata de asegurar la supervivencia del colectivo. El derecho fundamental de una comunidad territorial sería el derecho al autogobierno, o a desarrollar democráticamente sus potencialidades, lo que llamamos la autonomía o libre determinación. En suma, frente al simplismo de la solución autodeterminista parecen preferibles las credenciales de otros posibles tratamientos de las tensiones nacionalistas en un Estado, como son las formas federativas, que compaginan, eso sí trabajosamente, los principios de la unidad y el pluralismo.

Juan José Solozábal es catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid.

Artículo publicado en El País el 8 de noviembre de 2012

Leer otros artículos publicados por el mismo autor


Los recortes segun José Mota

19/noviembre/2012


A %d blogueros les gusta esto: