¿Y ahora qué?

Con 2016 llega un nuevo año cargado de ilusiones y expectativas, pero también de cambios, algunos de ellos con tintes dramáticos que, sin duda, quedarán para la historia.

PSOE se encuentra en una encrucijada que marcará su futuro como partido político pero que a su vez condicionará al resto de partidos. Es pues, una vez más, responsable ante la historia y tan primordial como lo fue antes de la muerte del dictador para consolidar la transición y conseguir para España las cotas de democracia, libertad y autogobierno que hoy tenemos: las mayores, estables y prolongadas de nuestra historia.

Con una presencia más que discreta en el hemiciclo como resultado de las recientes elecciones, su mermada fuerza sigue siendo imprescindible –pese a quien pese- para conformar gobierno ya bien sea con tintes progresistas o continuistas, o condicionar nuevas elecciones.

Cualquiera de las opciones elegida marcará de por vida el socialismo.

El PSOE encara la negociación con la izquierda con muchas dudas, especialmente por la divergente visión territorial de España. Si bien no habría que tener excesivos problemas en llegar a acuerdos de índole social, económico y laboral, la intransigencia mostrada públicamente en la exigencia de un referéndum sobre el territorio nacional planteado sobre una parte del cuerpo electoral hace del todo imposible un acuerdo, especialmente si tenemos en cuenta que más de un tercio de los votos asociados a la segunda fuerza de la izquierda en votos lo exigen como condición sine qua non.

Más dudas aún supone la otra opción que permitiría la continuidad del actual gobierno que además de ser responsable de una legislación restrictiva de derechos civiles y sociales, está compuesto por un partido que acumula una gran y evidente sombra de corrupción que ha contribuido al descrédito de la administración.

A su vez, no hacer nada o, lo que sería lo mismo, no conseguir nada pese a intentarlo, podría ser interpretado como un síntoma de debilidad, intransigencia o lo que es peor, de inutilidad por parte del electorado que en unas nuevas elecciones forzadas decantaría su voto hacia cualquier otra fuerza a derecha e izquierda en un supuesto voto útil que, sin duda, perjudicaría la representación del socialismo. Ésta debiera ser la única opción no deseable o, dicho de otro modo, la última opción.

La obligación primigenia del PSOE, la obligación ética y moral para con sus votantes, es defender y negociar un pacto de izquierdas que permita recuperar los derechos y libertades que la derecha nos arrebató; sin duda alguna.

Una negociación transparente, en la que se intente conseguir un gobierno estable presidido por los socialistas cuya finalidad sea la de recuperar el crecimiento, el trabajo y el estado del bienestar, en definitiva, recuperar la ilusión. Además, un gobierno que siente las bases para una reforma constitucional en la que se diseñe un nueva relación territorial con el Senado como cámara de representación, en la que se incorporen nuevos derechos y se blinden los ya existentes, en la que se establezcan reglas claras para exigir ética entre la clase política, en la que la una justicia ajena a presiones políticas tenga unas reglas de selección transparentes y unos presupuestos garantizados y que, finalmente, sea refrendada por todo el cuerpo electoral. Unos acuerdos que deberán ser avalados por las bases socialistas.

Únicamente si esta negociación no llega a buen puerto especialmente por la intransigencia de la otra parte, podría considerarse abrir la puerta a la negociación con las fuerzas situadas en el otro espectro político con las mismas reglas que las explicadas anteriormente.

En éste caso, de llegar a un acuerdo, el sacrificio no sería baladí ya que condicionaría las políticas del gobierno además de mantener una mayoría suficiente para la reforma constitucional que merece España.

Anuncios

One Response to ¿Y ahora qué?

  1. […] a éste punto, y tal y como ya avance en otro escrito, deberá considerarse la posibilidad de negociar con el resto de fuerzas políticas. Será el […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: